«Se asomaba para disfrutar aquellos atardeceres cuyos colores iban y venían chocando como olas en ese espigón que era la Torre de Madrid.»