«Consciente de su tendencia a soñar, se concentró para no abandonar la consciencia.
Incluso mientras sobrevolaba los
tejaícos de su ciudad por aquellos cielos teñidos a cada hora de un color