«Cuarenta y una mil setecientas noventa y tres.
Ésas eran las historias que calculó tener a tiro de cámara desde su atalaya de las cien mil que subían y bajaban diariamente la Gran Vía